domingo, 4 de abril de 2010

Organizando la Respuesta Gastronómica: Pastel de crema y fresas

Llevaba tiempo queriendo inaugurar la Sección Gastronómica en el blog. Tenía para ello varias recetillas sencillas que voy realizando en casa y que os invito a probar ya que se necesitan ingredientes a los que podéis tener fácil acceso, utensilios de cocina básicos, y conocimientos previos nulos. Intentaré ser didáctico y no muy rollero.

Al final me he decidido por empezar por una sencilla receta, un pastel de crema y fresas, postre o merienda exquisito con muy buena presencia, como podéis apreciar en las fotos, y cuya elaboración es bastante rápida.

Para realizar el postre, tenemos que hacer una pasta quebrada, una crema pastelera y necesitamos unas fresas.

Utilizaremos los siguientes ingredientes:

- Para la pasta quebrada:

 300 gr. Harina floja (la que se utiliza para los bizcochos)
 150 gr. Mantequilla o margarina
 5 gr. Sal (una pizca)
 40 gr. Azúcar
 2 Huevos


- Crema pastelera:

 1/5 l. Leche
 4 Yemas
 100 gr. Azúcar
 100 gr. Almidón o maizena
 corteza de un limón
 una rama de vainilla o azúcar avainillado (opcional)
 pizca de canela en rama o en polvo

-Fresas caramelizadas:

 150 gr. Azúcar
 150 ml. Agua
 200 gr. Fresas frescas (se pueden utilizar en su lugar otras frutas de las que no admitan cocción por la pérdida de sus cualidades, como el kiwi)


Empezamos elaborando la pasta quebrada, que es la base de nuestro postre.

Calentamos, nunca por encima de los 30-35º la mantequilla, bien con microondas, bien con las propias manos (esto último es lo preferible). A este procedimiento se le denomina empomar. En un bol o sobre una encimera de cocina, añadimos la sal, el azúcar, la harina y los huevos, mezclando y amasando con las manos durante diez minutos si no disponemos de amasadora. El objetivo es obtener una masa algo seca y quebradiza pero uniforme; la dejaremos reposar tapada durante treinta minutos. Mientras tanto, buscamos un molde apto para horno que sea bajo, a ser posible que no supere los 2-3 cm de altura.

Después de dejarla reposar, estiraremos la masa con un rodillo o las manos para extenderla y adaptarla a todo el contorno interior del molde. El grosor de la masa no debe superar un cm. dentro del molde. Para cocer la masa del pastel, precalentamos el horno diez minutos a 200º. Se pone un papel vegetal o papel para horno sobre la masa y encima de éste unos puñados de legumbres secas, el objetivo es que la masa se cocine pero que no suba su grosor demasiado. En 10-15 minutos a una temperatura de 220º (cuando veáis que la masa se empieza a despegar del molde y comienza a tomar color) la masa estará lista.

Mientras la masa se enfría realizaremos la crema pastelera.

Calentamos la leche junto con la corteza de limón, canela, rama de vainilla y lo dejamos hervir unos minutos. Apagado el fuego, lo tapamos dejándolo infusionar.
Por otro lado mezclamos con un tenedor o varillas las yemas con el azúcar, la harina y la maicena o almidón; mezclamos con ello la mitad de la leche hervida y lo diluimos. Juntas la mezcla con el resto de la leche y le das un hervor para que espese. Lo colamos todo en caliente y lo enfriamos en el frigorífico tapado con papel film pegado a la masa para que no forme costra.

Cuando la crema esté templada la vertimos sobre nuestra base de pasta quebrada y cortamos las fresas lavadas colocándolas sobre la crema. -en la imagen-

Realizamos un almíbar dando un par de minutos de hervor al azúcar y el agua con unas gotas de limón para que no empalice. Pintamos con una brocha las fresas y el borde de la masa, impregnándolas bien de almíbar. - en la imagen-

5 comentarios:

A bloguear dijo...

Me encantan las secciones gastronómicas.

Anónimo dijo...

ole ole y ole cuenta con mi prueba,
siseñoooor!

L3óN dijo...

acias, espero darle continuidad a recetillas fáciles, rápidas y apetitosas! xD

Ana dijo...

tú sí que eres apetitoso ijijiji

Anónimo dijo...

qué bueno tú, la revolución será gastronómica o no será